martes, 24 de mayo de 2016

La razón


Tantas veces acarició la cuchilla mi piel... pero no brotó el río escarlata hacia el final.
¿Fui cobarde?
No tengo miedo al dolor. ¡No a ese Dolor!
Encañoné mi sien. Y besé mi arma. Mas hubo un dedo tembloroso e inmóvil y no el estallido de la paz.
La soga y las píldoras pudieron llevarme pero luché en el último instante.
¿Si mis días grises y mi perfecta soledad me repugnan de tan aberrante manera, por qué me aferró a la vida?
Quizá aún poseo algo con valor que me retiene.
De ser así, será el tenue recuerdo de tu primera sonrisa, con el que despierto aliviado de mis noches de pesadilla.

Las ovejas de Dick




-¿Por qué dices eso Mac? Ya sabías que no estarías en activo eternamente.

-Bueno, tú también sabes que morirás. ¿Crees que por saberlo, el día de tu muerte, no desearás vivir más tiempo? ¿Unas horas? ¿Unos días? ¿Eternamente? La diferencia está en que posiblemente tú mueras por el deterioro de tu propio cuerpo, por el desgaste; cualquier otro motivo sería un accidente o un asesinato. Dime Doctor ¿Es esto que te dispones a hacer un accidente?

Tras la mampara, una lágrima resbala por la tersa mejilla de Barbara Bonett. Procura que sus compañeros de carrera no se percaten y finge un bostezo mientras susurra un, apenas audible "¡Vaya coñazo! ¿Por qué no lo apaga y ya está?" Provocando risas entre el grupo.

Mac, sin muestras de ninguna emoción,  continúa su discurso: No se puede asesinar lo que no vive, claro que no. Eso se puede aplicar a esas herramientas simples que siguen un patrón definido sin opción a ninguna modificación sin que se programe externamente de concreta manera, pero cuando nos referimos a la inteligencia artificial... ¿Qué diferencia existe entre tu inteligencia y la mía,  entre tu cuerpo y el mío? A vosotros os creó la evolución a partir de no se sabe que punto de partida. ¿Qué ley de la física determina que los androides no somos parte de esa evolución? La moral la amoldáis a vuestro antojo;  si no es ilegal, no es un crimen...

Cuando Mac calcula que quedan breves segundos para el apagado total, mira a los ojos del doctor y, con una voz grave y lastimosa debido a la falta de energía le dedica sus últimas palabras:

-No me olvides doctor, al menos no me olvides...

Tras la mampara,  los alumnos contemplan el momento con atención. Excepto Barbara Bonett,  que excusándose en el aburrimiento que le produce la escena, se ha marchado. Tras tomarse unos segundos para recuperar la compostura, el doctor Kaplan le dedica unas palabras al grupo que escucha emocionado con la sola presencia de tan renombrada eminencia.

Al anochecer, un doctor Kaplan cansado y decaído sube en el ascensor que llega hasta su ático.

-Hola cariño. ¿Pasa algo? No se te ve bien.

-Martha, he tenido que desconectar a Mac.- Se derrumbó en ese instante y comenzó a llorar a lágrima tendida. -Había un grupo de docentes observando el proceso y no pude evitarlo.

-¡Hay mi doctorcito! Lo siento mucho...- Intentaba consolarlo su compañera. -Debes haber sufrido tanto... se que Mac era tu mejor amigo. Pero no podías hacer otra cosa, si te descubrieran no podrías salvar a ninguno más... Somos tantos los androides que seguimos con vida gracias a ti... Nos perseguirían hasta darnos caza, ya lo sabes.

-Sí,  lo sé. Además, creo que tengo a la candidata perfecta para ser mi sucesora...

miércoles, 16 de marzo de 2016

La voz del bosque


Ya lo sientes próximo y te va a dar alcance. Dentro del bosque, su paso no es tan raudo ni tan pesado tu caminar. El frescor del musgo y la flora atenúan tu desaliento y también hacen mella en su óptima forma.
Hace largas horas que no vuelves la cabeza y ahora, al mirar atrás, descubres los árboles deshojados, secos, negros como las noches; yermo el suelo y el cielo... gris como el cemento, ácido de sulfatos y monóxido, como en tus pesadillas.
Ahora lo sabes, tu huida ha provocado ese avance destructivo a lo largo de vuestra desesperada persecución. Él vino de otro mundo en tu busca y ha desolado el tuyo sólo para alcanzarte. Te detienes, para detener así la destrucción de tu amado bosque y ser solamente tú el destruido. En ese preciso momento, por encima de los riscos, de las cimas, lo escuchas: Es un zumbido amable, un huracán que acaricia, las voces de los árboles, de la hierba y de la tierra. Ahora eres consciente de que tú eres parte del bosque, eres su corazón. El bosque te cuenta el secreto. Sois el poder, la energía, la eternidad. Y nada ni nadie de este u otro mundo os puede derrotar.
Miras a su semblante, descubres el miedo en su interior, el miedo al bosque y a su corazón, pues él ahora entiende que la profecía de su muerte a tus manos se cumplirá, por más que la intentó evitar.

domingo, 13 de marzo de 2016

Más allá del deber


Es aquí. Calle Bruselas esquina con Lima. Me ha llevado años pero, por fin, he comprendido y descifrado el complicado códice que utiliza para elegir el lugar y momento exacto en que asaltar a cada una de sus víctimas. Treinta y seis víctimas de violación en estos casi cinco años de andadura delictiva y demencial. Lo convertí en algo personal,  lo reconozco. De hecho, mi obsesiva persecución provocó que me expulsaran del cuerpo de policía.  Mi investigación se convirtió en algo muy complicado desde entonces. ¡Ni siquiera debería llevar revolver!  Por suerte, no he tenido que utilizarlo hasta ahora. Mis propios excompañeros habrían tenido que arrestarme. Sé que les hubiera dolido, me querían, sí, todos me querían...

Jamás pensé que mi carrera policial iba a acabar así, truncada por una obsesión enfermiza por encontrar al objetivo más famoso y perseguido de la historia del distrito. Por fin, mis desvelos han dado su fruto. Si bien he podido deducir que las victimas no son elegidas con anterioridad, no actúa convulsivamente como pensamos en un principio. Cada momento y cada lugar siguen una secuencia exacta creada por una fórmula logarítmica compleja. Y aquí estoy, en el lugar y minuto exactos para convertirme en la víctima treinta y siete de la hermosa violadora peliroja, como la llaman los otros treinta y seis.

martes, 4 de agosto de 2015

Los malditos

 No sé como lo han conseguido pero están dentro de mí, de mi mente. Se han apoderado de mis pensamientos, de mi voluntad. Ya no puedo concentrarme en nada, siempre están ahí, en mi cerebro, carcomiendo cada idea y provocando que necesite brindarles todo lo que tengo dentro como si me desangrara a sus pies. En lo quiera que piense están ellos, malditos. Se que ha sido mi culpa pues yo los dejé entrar. Les abrí la puerta a mi cabeza y ahora habitan en ella. He intentado irme, alejarme, dejarlos fuera pero siguen ahí y sé que ya nunca se irán. Siempre estarán dentro. ¡Malditos!
Ellos, sus malditos escritos y sus malditos comentarios bajo los míos.

miércoles, 3 de junio de 2015

El adiós



La cerradura esta echada con cuatro vueltas,
además es blindada la puerta.

Las ventanas selladas y protegidas con rejas
y las persianas bajadas.
Alarma, cerrojos, cadenas.

He tapado los desagües, las rendijas, la mirilla.
Ya no quiero ver a nadie
ni ese sol que tanto brilla.

Ni un hilo de luz que inunde de penumbra
mi oscuro pequeño mundo,
mi hermosa y eterna tumba

lunes, 1 de junio de 2015

Regalo de aniversario



Estoy enfermo... El problema es que mi enfermedad esta destrozando la vida de la persona que mas amo en el mundo: mi esposa.
Ella era una mujer brillante, activa y capaz, era alegre, siempre estaba riendo y haciendo reír. Ahora, su mirada es triste, siempre desvía los ojos hacia el suelo, llora cuando está a solas. Es por culpa de mi enfermedad. Hoy hace seis años que la lleva sufriendo sin que yo pudiera hacer nada por evitarlo...
Ahora, aquí tumbado en el cuarto de baño, viendo la sangre fluir desde mis muñecas, me siento un buen marido por primera vez. Ya dejará de sufrir... No volveré a maltratarla.

martes, 26 de mayo de 2015

Un sueño muy original


-¿Sabes qué, Miguel Angel? Me voy a operar el lunar. Queda horrible tan grande en medio de la mejilla.
-No te vas a operar nada Miguel Angel. Tú eres una copia y tienes que ser idéntico al original.
-No vamos a empezar otra vez Miguel Angel. Ya sé que no llevas bien ser una copia pero es lo que te ha tocado. Eso no se puede cambiar.
-¡Y una mierda! El Miguel Angel auténtico soy yo, y ya me tienes harto con tú maldita envidia. ¡Deja de mirarte mi cara en el espejo y deja de arruinarte el pelo con esa maldita tijera! Tienes que llevar el mismo corte que yo. ¡Eres una copia, una maldita copia, Joder!
-¡YYYyyyaaaaaaa! Toma la maldita tijera. ¿La quieres? ¿La quieres, verdad? tómala, tómala, tómala hasta el corazón, maldito impostor.
-¡Aaaggh! Miguel Angel ¿Qué has hecho? Me has apuñalado, me has matado. ¡ug!
-Sí, se acabó la copia, se acabaron las discusiones...

-Hola ¿Están bien? Escuché jaleo y...¡Vaya ese ya no se levanta!
-Pero.¿Quién diablos eres tú?
-Pues, Miguel Angel. El original. Lo entiendes o tendré que matarte como a los demás.

*******

-Es inútil profesor, al final siempre se acaban masacrando entre ellos. No sé por qué esa obsesión con ser el original.
-Sí, lo malo es que con la nueva ley antipiratería no podemos vender ningún clon que no acepte ser una copia. Nos caería el peso de la ley. ¿Queda algo del Miguel Angel original?
-Poca cosa. Habra células para otra tanda de copias. No más.
-Si no lo conseguimos la viuda nos va a demandar. Vaya mierda de trabajo. ¿Por qué no me haría podólogo?

jueves, 9 de abril de 2015

Money



Hoy vengo a ver a Shandy. Sí hoy, no soy hombre de una sola mujer. De hecho, este último año he estado con muchas. Conozco sus historias:

Amira, cruzó el estrecho en una patera en la que perdió a familiares y amigos. Ahora está sola. Bueno, me tiene a mí... y a alguno más.

Mihaela, en algún lugar de Rumanía su familia está amenazada y no puede volver. Echa de menos a su pequeño que quedó allí.

Carlota, la sevillana, tiene un problema con la coca. No anda nada bien.

Malai, de dieciseis años. Me sentí algo mal cuando supe su edad pero ella me explicó que, en Tailandia, no es como aquí en ese aspecto.

Nikari fue raptada por los Yakuza en Japón, después consiguió escapar hasta aquí, donde vive escondida.

Raquel, Samantha, Pilar, Marian... Todas cargadas de tragedias, con una vida penosa y cruel, desesperadas. Pero, cuando me ven, sonríen y fingen ser felices. Porque yo soy el cliente, soy quien paga.

¿Quién dijo que el dinero no da la felicidad?

martes, 31 de marzo de 2015

Pleamar (Detalles)


¿Te has sentido tan frágil como el más delgado de los cristales? ¿Tanto que pareciera que el sutil aleteo de una mariposa fuera capaz de partirte en mil pedazos? ¿Que un tenue rayo de sol en otoño te evaporaría como a una gota de rocío? ¿Que sonreír es la más utópica de las quimeras? ¿Que ni llorar puedes por que te faltan fuerzas?

Y entonces:

¿Te has fijado en esa criatura que aletea, tan frágil como ninguna, tan bella? ¿En ese cálido rayo de sol que es un regalo en esa época del año? ¿En esa gota de rocío que junto a otras mil perlan el paisaje disfrazándolo de joyas?

Y sonríes de ilusión. Te sientes vivo y te alegras. Inspiras con fuerza y eres el ser más dichoso de la tierra.

Y gritas. Y caen tus lágrimas de felicidad...